6. Una fe mundial

Bajo el Imperio Austro-Húngaro, los unitarios rumanos y húngaros vivieron etapas alternativas de tolerancia y represión. Tras el final de la Segunda Guerra Mundial, los regímenes comunistas reprimieron todas las iglesias y el sentimiento religioso de la población. La minoría húngara de Transilvania, con una fuerte presencia unitaria, sufrió especialmente bajo la dictadura de Ceaucescu y padeció diversas intentonas de “limpieza étnica”. Desde 1990, los unitarios de Rumania y Hungría viven un nuevo renacimiento.

En Europa, los unitarios ingleses vivieron una época de esplendor a principios del siglo XX pero luego iniciaron un prolongado declive. Mientras tanto, se organizaban los unitarios alemanes como una rama del movimiento de los “Freie Protestanten”, mientras que en Francia también aparecían pequeños grupos de teología unitaria dentro del protestantismo liberal.

Nuevos grupos religiosos autóctonos de India, Filipinas y otros países de Asia y África descubrieron sus afinidades con los Unitarios y los Universalistas de los países anglosajones y pronto adoptaron su nombre y sus símbolos, al tiempo que mantenían sus características propias originales. Los unitarios de Sudáfrica, Australia y Nueva Zelanda, por su parte, surgieron y crecieron gracias a sus vínculos estrechos con los Unitarios británicos desde su fundación.

This post is also available in: Castellà, English

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR