3. El Nuevo Universalismo

A mediados del siglo XX, el Universalismo entró en una fase de crisis y renovación. En la Asamblea General de 1943, George Cummins, su máximo dirigente en aquellos momentos, reconoció que no podía entenderse un Universalismo restringido a la religión cristiana. En sus propias palabras: “El Universalismo no puede limitarse al Protestantismo o al Cristianismo sin negar su propio nombre. La nuestra es una comunidad mundial, no una mera secta cristiana. Mientras el Universalismo sea universalismo y no parcialismo, la comunidad que lleve este nombre deberá dejar claro, de forma inconfundible, que todos son bienvenidos… Un Universalismo limitado es inimaginable”.

Interior de la renovadora Iglesia Universalista de Charles Street (Boston) La primera congregación Universalista que asumía esta nueva orientación de “una religión universal para el mundo” se fundó en Boston y estuvo liderada por Kenneth Patton (1911-1994). Su interior estaba decorado con imágenes del universo y los símbolos de las tradiciones religiosas del mundo. Aquel centro para una nueva espiritualidad universalista tuvo un carácter experimental y profundamente innovador, y por ello sufrió grandes obstáculos y la incomprensión de muchos.

Al mismo tiempo, muchos Universalistas observaban que tenían muchas cosas en común con los Unitarios norteamericanos, otra denominación liberal que había evolucionado en una línea similar, y se iniciaron contactos encaminados hacia una unión entre las dos iglesias.

This post is also available in: Castellà, English

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies